#Bodypositive el Movimiento que te enseña a amar tus curvas

Cada vez se han hecho más populares las modelos de tallas grandes y las modelos curvys, que la han dado un impulso a mostrar a los cuerpos en las tallas y medidas reales, siendo apoyados por miles de mujeres en todo el mundo, por eso se ha creado la etiqueta “body positive”, todo un movimiento que ensalza la belleza de la mujer, sea cual sea el cuerpo que tenga, yendo mucho más allá d ella talla y de las curvas, sino todos los atributos físicos, que en un determinado momento han sido causa de discriminación

El movimiento #bodypositive te ayuda a amar tu cuerpo

El movimiento #bodypositive, traducido como positivismo corporal, busca poner fin con la rigidez del cuerpo ideal que vende la industria publicitaria y de la moda, buscando sobre todo la aceptación propia y la de los demás.

Una de las lideres de la causa es Sophie Mayanne, una fotógrafa de origen británico, que muestra a través de sus fotografías personas con marcas en sus cuerpos, que los alejan de los cánones culturalmente aceptados. Y es que no es solo tener una talla grande, sino también poseer la piel libre de imperfecciones, como celulitis y estrías, como muestran las campañas publicitarias.

Movimiento #bodypositive. Resaltando la belleza de los natural

La influencia del movimiento #bodypositive ha comenzado a causar efecto en algunas marcas, que ya no realizan retoques fotográficos a sus modelos, respetando las estriás y celulitis que suelen acompañar una talla grande.

La belleza viene en todas las formas y las tallas

A principios del año pasado, una firma de lencería y ropa para el hogar, Oysho, utilizando en su campaña para los medios digitales, modelos de diversas tallas, desde las más delgadas hasta las grandes, que no realizó en ningún momento una sección especial para mostrar a las modelos curvys.

Esta acción tuvo una resonancia positiva, no solo entre los clientes, que se valieron de las redes sociales para aupar la campaña, sino que también resonó en otras marcas que la utilizaron como inspiración para lanzar sus propias campañas para todo tipo de mujeres.

Ahora se le suma a la campaña por tallas grandes, otras causas, como es la de las cicatrices o pieles imperfectas. Ya que junto a la discriminación por no tener la talla ideal, también se deben esconder las cicatrices, sean por accidentes, operaciones o enfermedades, y que también causan problemas en el ámbito laboral, no solo a las modelos, sino a las mujeres comunes y corrientes.

La Revolución #bodypositive comienza por amar tu cuerpo

Diallo agradeció a la marca su gesto con una emotiva publicación de Instagram en la que compartió “su gran secreto”, la señal, que había mantenido oculta porque le causaba problemas laborales.

“Me han vetado varias veces en trabajos a causa de eso (la cicatriz)”, confiesa Diallo en su mensaje, en el que defiende la importancia de hacer publicidad a favor de los “cuerpos reales” y apuesta por la naturalidad. No solo por el bien del público que recibe esas imágenes, también por el de las propias maniquíes, expuestas a exigencias físicas que, a veces, son insostenibles.

Arte en las estrías

En el extremo opuesto de la edición está la artista paquistaní Sara Shakeel. Ni disimula las estrías ni las muestra al natural: las ensalza, utilizando programas de corrección fotográfica para rellenar estas vetas de purpurinas multicolores y hojas de periódico.

Estas marcas de la parte baja del abdomen, glúteos y muslos llenas de brillo fueron parte de una campaña para la firma de cosmética Frank Body. Y es que los exfoliantes y las cremas ayudan a tener un cuerpo bonito, pero no hay nada como aprender a mirarse a uno mismo con buenos ojos.

Todos estos gestos son pasos que se acercan al ideal de “body positive”, en el que la publicidad sea totalmente inclusiva y no censure la belleza de la diversidad humana.

Pero las firmas y los anunciantes no son los únicos responsables de llevar a buen puerto esta apuesta por la belleza natural. El público (y muy especialmente los internautas) juega un papel fundamental en el éxito de estas causas.

Mientras los movimientos que abogan por la naturalidad luchan por salir adelante, muchos usuarios de las redes sociales no dudan en dedicar su tiempo y su energía a criticar a quienes practican activamente el “body positive”. Los casos más recientes y conocidos fueron protagonizados por Aitana y Amaia, ex concursantes de Operación Triunfo.

Durante su estancia en Los Ángeles, Aitana compartió una instantánea de ella en biquini disfrutando de la costa californiana. Poco después la eliminó, abrumada por la cantidad de usuarios que la culparon de promover la delgadez extrema y los transtornos alimenticios. Finalmente, la imagen volvió a su perfil acompañada de un mensaje “recordad, todas y todos sois 10” porque la cantante se reafirmó en que su cuerpo responde a un estilo de vida saludable y que la genética la acompaña.

El último debate lo ha protagonizado Amaia involuntariamente hace una semana, cuando publicó una imagen luciendo un mono color teja, cuyo escote lateral dejaba ver el vello de sus axilas. La publicación acumula más de 20.000 mensajes: unos que, cargados de ignorancia, la critican por falta de higiene, y otros que corrigen a los primeros y defienden el derecho de cada cual a cuidar y lucir su cuerpo como le plazca.

Pieles, melenas y cuerpos de todos los colores y complexiones ya se están ganando el respeto del marketing, pero la hazaña no sirve de nada si la sociedad no la secunda. Todavía queda un largo camino para que vello corporal, señales, acné y discapacidades físicas y mentales sean aceptadas en los anuncios y en la vida real, y este reto nos concierne a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *