¿Es “Curvy” un eufemismo de “gorda”?

Soy la primera en usarlo como hashtag en Instagram, y es que parece que queda mucho más bonito, ¿no? Siempre hemos usado “gorda” como insulto, aún nos queda mucho para verlo como un adjetivo. Y entonces entra en escena el “fenómeno curvy”; las “curvymodels”, las “curvyfashionistas”, las “curvybloggers” (¡presente!) y las “curvytodo”. Pero… ¿qué es exactamente la palabra “curvy”?

“Curvy” vendría en esencia a significar “con curvas” por lo que no necesariamente se aplicaría a las chicas con sobrepeso, si no que también entrarían las chicas delgadas. Sin embargo, en la práctica, este término se nos aplica a las chicas “plus-size” o de tallas grandes. Es decir, que todo aquello que esté por encima de la talla 42 ya ondea con la etiqueta de curvy.

Pero, ¿qué te hace ser una chica “curvy”? Pues desde mi humilde opinión, creo que más que una talla, o unos centímetros de más en la cadera, más que la forma curvilínea o recta de nuestro cuerpo, creo que lo que de verdad nos hace “curvys” es el entusiasmo que le ponemos a la vida, como afrontamos nuestros kilos, nuestros centímetros… La actitud con la que disfrutamos de nuestras curvas. Que queramos dejar estúpidos estereotipos de belleza atrás y querernos por todo lo que somos, tengamos sobrepeso o no, tengamos celulitis o estrías.

 

Y es que “curvy” no es simplemente una palabra que pueda traducirse como “curvilíneo”, es un movimiento de empoderamiento, de amor hacia uno mismo. Es como nos podemos definir las defensoras del “body positive” con unos kilos de más, es como podemos etiquetar la ropa que nos sienta bien independientemente de nuestro cuerpo, es sentirnos atractivas sin importar los números que marque la báscula, la cinta métrica, o el carné de identidad. Porque somos mucho más que una edad, unos kilos, o una talla, somos maravillosas sin tener que contar cada pelo de nuestra cabeza… ¿Por qué los kilos son diferentes?

Y es que todo el mundo odia la palabra gorda, y todo el mundo la intenta evitar a toda costa. Nadie quiere herir sensibilidades y usamos a discreción palabras como rellenita, que parece que duelen menos… Pero no es así. El día en que descubramos que gorda es sólo un adjetivo más, será el día en que toda la revolución curvy no haga falta.

Mientras tanto, llamémonos cómo queramos… “Curvy”, “Plus Size” o simplemente gorda. Lo importante es no usar ninguna palabra como un insulto, ni usarla si quiera como un eufemismo pensando que dolerá menos… Porque ninguna palabra que se refiera a tus kilos o a tu talla debería considerarse un insulto, y está en la mano de todos cambiar eso.

Llámate “Curvy” o llámate como quieras, pero quiérete porque es lo más importante.

Muchos besos, Lolitas

FIRMADO: ELSA DILEMA

Un pensamiento en “¿Es “Curvy” un eufemismo de “gorda”?

  1. Totalmente de acuerdo contigo, me declaro «gorda de nacimiento» porque a veces nos empeñamos en ponerle tantos adjetivos a las cosas que acabamos por no saber a lo que nos referimos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *