¿Lista para las fiestas? El problema de encontrar el vestido ideal para la Nochebuena y la Nochevieja

A pesar de todos los avances que se presentan en la sociedad moderna, donde cada día se logran más reivindicaciones en todos los aspectos, hay uno en el que todavía falta mucho camino por recorrer y mucha tela que cortar: el de comprar una prenda de vestir si eres de talla grande, problema que aumenta si esa prenda es para una ocasión especial, sea Nochebuena, Nochevieja, un matrimonio o  cualquier momento en el que desees lucir única y espectacular

¿Lista para las fiestas decembrinas?

A pesar de todos los avances que se presentan en la sociedad moderna, donde cada día se logran más reivindicaciones en todos los aspectos, hay uno en el que todavía falta mucho camino por recorrer y mucha tela que cortar: el de comprar una prenda de vestir si eres de talla grande, problema que aumenta si esa prenda es para una ocasión especial, sea Nochebuena, Nochevieja, un matrimonio o  cualquier momento en el que desees lucir única y espectacular. Claro eso si no vives en Estados Unidos, un autentico paraíso para las tallas grandes

Ir de compras cuando tu talla pasa de la 42, se convierte en toda una aventura digna de una película de Misión Imposible, debiendo enfrentarte al desdén de las vendedoras y a las miradas de lástima de las otras compradoras. La única opción que queda es la de realizar las compras en línea, evitando así el rechazo y la burla al momento de realizar la escogencia de la prenda, logrando ganar, tal vez, una pequeña batalla en la lucha por conseguir una prenda que nos guste y  que, por supuesto, nos haga lucir bien.

Ya las fiestas están cerca, y tu decides con el mejor de los ánimos, salir a buscar ese vestido que te hará lucir como la reina de la fiesta.

Ser Curvy. La lucha por conseguir el atuendo ideal

Así comienza tu travesía por los centros comerciales y tiendas de ropa, en las que te miran de una forma extraña cuando pides que te enseñen prendas que pasen de la talla 42, como si eso no existiese o fuera algo sumamente raro, ya que en la gran mayoría solo llegan hasta la talla L (generalmente entre la 40 y la 42).

Por fin, y después de mucho caminar, encuentras un sitio donde te aseguran tener lo que estás buscando, y ojalá no lo tuviesen, ya que por lo general o es más pequeña que lo que dice la etiqueta o es algún modelo de hace muchos años atrás, que hasta huele a naftalina; y si por casualidad la prenda se trata de un pantalón, es todavía mucho peor, ya que suele haber variaciones entre las marcas de hasta  6 centímetros.

Así, sigues con tu búsqueda y encuentras una tienda, una de esas que tienen una sección especial para tallas grandes, y te consideras afortunada, pero no te confíes, ya que, primero el espacio se encuentra al final de la parte de ropa para mujer y se reduce a una zona bastante pequeña, con una muy escasa muestra de ropa y de tallas. Después de mucho buscar y de escoger, encuentras algo que te gusta, pero al pedirlo te enteras que solo existe en esa sola talla, en ese solo color y que no hay más opciones, ya que las prendas de talla grande que se traen a la venta suelen ser muy pocas, sobre todo si se pasa de la talla 48.

Además, si eres una chica joven o con un espíritu juvenil, te das cuenta que la mayoría de los modelos que se ofrecen para las tallas grandes presentan unos estampados, colores, estilos y tipos de telas apropiados para señoras mayores y que no posean muchas exigencias en cuanto a moda se refiere. Lo que sin lugar a dudas aumenta el grado de frustración que ya tienes, y eso sin contar que a veces tienes que salir con ropa para hombre.

Otro de los problemas a enfrentar, es el de la diferencia que existe entre las tallas, ya que no es lo mismo una talla de una prenda realizada en España, por ejemplo, que la misma talla si es realizada en un país asiático, problema que empeora ya que no todas las tallas grandes presentan las mismas características, ya que no todas las mujeres son iguales: unas tienes los muslos más gruesos, otras son de cintura fina pero caderas muy amplias, otras tienen el vientre prominente y el busto pequeño. La mayoría de los diseñadores que se dedican a las tallas grandes, lo hacen solo con el propósito de esconder el sobrepeso, ofreciendo prendas que más parecen un saco que un vestido.

Y si la opción se trata de comprar unos vaqueros o un bikini, la tarea es aún mayor, ya que se suele conseguir muy poca oferta.

Al finalizar la jornada de compras, terminan eligiendo lo menos feo, lo que te haga lucir menos mal, un aprenda que para nada realza tu figura y, en muchas ocasiones, haciéndote lucir unas tallas más grandes de lo que eres. Aparte de eso, tal vez tengas que pagar de más, ya que con el argumento de que se gasta más tela o que tardan más en salir, incrementan el precio, sin tener en consideración que no han sido diseñadas pensando en la estética.

Lolitas Tallas Grandes. Un Oasis para las chicas orgullosas de ser curvy

Sin embargo existen opciones, y hay algunas que otras tiendas que se dedican a ofrecer buena ropa para tallas grandes, sin dejar de lado factores como los diferentes tipos de cuerpo y la estética y siempre dispuestas a ofrecerte lo que necesitas.

Un gran ejemplo de esto es Lolita Tallas Grandes. Una tienda virtual que se asegura de ofrecer ropa de excelente calidad, colorida, fresca y a la moda para aquellas mujeres que se sienten sexys y confiadas exhibiendo sus curvas.

Ser curvy nunca debe ir peleado con verse sexy

Aunque ya llegado a este punto de la historia, te habrás dado cuenta que todo cuesta, y sea por Internet o por tiendas que poco a poco ha ido surgiendo para atender las necesidades de las clientes de talla grande; si es posible lucir bien, con poco de sacrificio y sin realizar muchas búsquedas, en nuestra tienda virtual podrás encontrar, finalmente, el traje perfecto que te hará lucir como te sientes: espectacular.

La creencia de que la moda de talla grande debe ser oscura y sin forma ha quedado atrás, y ya hay muchos diseñadores que están creado prendas apropiadas para mujeres de tallas grandes.

Todas las mujeres tenemos curvas y debemos sentirnos orgullosas de ellas, sin importar que se ajusten a los patrones comerciales aceptados. Todas tenemos derechos a sentirnos bellas, únicas y especiales y a querer cada centímetro de nuestro cuerpo, y no deberíamos pasar por toda una odisea tan solo para elegir un vestido de fiesta o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *